COLEGIO LACOME
COLEGIO LACOME  

PROMOCIONES COLEGIO LACOME 1959, 1960.

 

RECUERDOS Y ANÉCDOTAS DE SUS ALUMNOS

 

Cosas que nos hemos contado en los correos.

 

 

.- Salvador Jover:

 

Respecto a la comida del 21 de marzo, creo yo que el Meliá de la acera Recoletos, por lo menos este año, debe ser sagrado.

Ya ha reservado habitación "en la mediana" nuestro compañero Javier Martín de Francisco, con la intención de podernos mostrar la ventana de la campanilla... Él mismo, en cualquier momento corroborará mis palabras (perdona Javi si era una sorpresa, pero es para disipar dudas)

Ya estoy contando los días para el evento. Va a ser un éxito, ¡seguro!

 

 

.- Rafael Hitos:

 

Buenas. Tienes razón Julio. La fecha es la del 21 de Marzo, con la entrada de la primavera. Luego tenemos menos tiempo para preparar la comida de “compis”.

 

Se me ocurre que, para no tener problemas de identificación y una vez tengamos claro los asistentes, voy a confeccionar unas tarjetas identificativas, en inglés “lanyards”, con la foto de cada uno de la época y el nombre. Como las que se usan en los congresos.

 

Como quiera que no todos aparecen en las fotos que tenemos publicadas, sería conveniente que, aquellos que no figuran en ellas, me hicieran llegar alguna de la época.

 

 

.- Rafal Hitos:

 

Con relación al lugar de celebración “Comida compis Lacome”, estoy de acuerdo con Salvador Jover en que este año, que va ser muy especial, se haga en el Hotel Meliá. Es una cuestión sentimental.

 

Es más. Pienso llevar una campanilla para que, mientras todos nosotros, en fila de a dos y cogiditos de la mano, procedamos a cruzar la calzada en cuanto un/una empleado/a del hotel proceda a tocarla desde el balcón de la habitación reservada por Javier Martín, cuando aprecie  ausencia de riesgo para nuestra integridad.

 

Sería estupendo que si alguien conoce a algún periodista del Norte de Castilla, lo citase para inmortalizar tan “grandioso momento”

 

Un abrazo.

 

 Rafael Hitos de Cárdenas

 

 

 

.- Germán Delibes:

 

Queridos condiscípulos:

En estas fechas no puedo dejar de acordarme de la galería de las señoritas Lacome, al lado del cuarto de baño, en la que por estas fechas prenavideñas y aislados por una red metálica, sobrevivían (por poco tiempo) unos cuantos pavos y gallinas. Debían ser regalos que recibían... y, a falta de nevera, los mantenían vivos para administrarlos a lo largo de todas las fiestas. Son los recuerdos de un tiempo feliz que me gustaría recuperásemos todos en la ya inminente Navidad.

Abrazos fuertes de

Germán Delibes

 

 

.- Milagros Ballesteros

 

Me quitaron muchos vales porque al sonar la campanilla desde el mirador yo era la primera de la fila y al cruzar lo hice en diagonal hasta el portal y no de forma perpendicular como debíamos hacerlo. (Julio los ingenieros lo explicaríais mejor). "

 

 

.- Julio Bermejo:

 

Tengo que volver a Milagros, por alusión directa en este caso; ¿qué hacías tú rompiendo la formación y cruzando en diagonal la calle?? ¿díscola desde pequeñita??? Y yo que te hacía más bien bastante modosita!! Miro la foto y os veo a todas la mar de formalitas, no sé, no sé...ya nos contarás el 21M, espero. Ah! Y en cuanto a eso de que te pueda dar una definición más "ingenieril" de tan temprana heterodoxia, eso más bien se lo tendrás que consultar a un especialista diferente....

 

El que creo que sí te intentó imitar  fue el bueno de Paul, aunque, mucho más tímido que tú, solo se atrevió a quitarse los zapatos y cambiar el paso...

 

 

.- Milagros:

 

Yo guardo (bueno, era mi padre el que conservaba estas cosas) billetes de notas.  ¿Recuerdas que eran entre 180 y 230?

 En muchos me aparece "180 rebajado por hablar" como ves no cambio.  Lo comento porque se  podía incluir en la documentación, (o en el menú) borrando el nombre y personalizándolo como dicen ahora.

 

 

.- Salvador:

 

Queridos condiscípulos:

Agradezco que apoyéis la idea inicial del hotel. Son muy tentadoras las otras dos propuestas, pero las podemos dejar para sucesivas convocatorias.

La iniciativa de Rafa es acojonante!!!

Ya estoy imaginando la escena. Puede llegar a ser tan famosa como la de los beatles cruzando el paso de cebra.

Por cierto, una curiosa coincidencia. Como muchos sabréis, ese hotel es el favorito de los toreros. Y nosotros así nos podemos considerar porque desde pequeñitos hemos ido lidiando situaciones muy peregrinas en la vida.

Lo de los pollos de Navidad, me suena la estampa, porque en mi casa también llegaba alguno. Pero ese paseíllo del colegio hacia las habitaciones interiores le tengo asociado a una especie de despacho donde nos dejaban castigados ante cualquier maldad, y recuerdo un teléfono negro en la pared, desde donde teníamos que llamar (número de teléfono de 4 cifras) a nuestros padres:

-Mamá que hoy tengo que salir del colegio una hora más tarde porque me han castigado...

También me viene a la memoria el limpiaplumas, que eran unas gamucillas cosidas con las que limpiábamos el plumín.

Hasta la próxima

 

 

.-Blanca Calvo:

 

Hola, queridos excompañeros de la demasiado lejana infancia. Escribo, en primer lugar, para dar las gracias a los que, con vuestros mensajes, ironías y propuestas, mantenéis viva esta lista.

Pero también para apuntarme a la comida. La verdad es que me da vértigo reencontrarme con vosotros, después de tantos años. Tengo que decir, sin embargo, que cuando quedamos cinco de nosotros a comer en Madrid no fue para tanto. Detrás de las canas y arrugas aún es posible reconocernos. La mirada, la sonrisa, la manera de ser... son más o menos las que eran.

Creo que en el programa falta una cosa importante: hacernos una foto en el lugar que antes ocupaba el templete y en las mismas posiciones que teníamos en las fotos que se han distribuido por aquí. Yo procuraré llevar un jersey de rayas verticales.

En cuanto a elegir menú, me sumo a la mayoría, pero no me parece mal el de veintitantos euros. En realidad nos reunimos para reencontrarnos, para pasar la calle de dos en dos, para poner verdes a las mademoiselles, para hacer una especie de competición tipo trivial con preguntas del Ideal de los niños (a ver qué equipo consigue más vales, si el de los chicos o el de las chicas), para llorar un poco de nostalgia por el tiempo perdido...

Mis recuerdos del colegio son bastante borrosos, y eso que estuve seis años, dos en cada clase. Estuve en grave peligro de convertirme, por ello, en esa repelente niña vicente que intentaban hacer de nosotros. Menos mal que poco después cayeron en mis manos los libros de Guillermo Brown, mi héroe más admirado, que me inculcó una buena dosis de anarquismo, con la que convivo desde entonces. Para que luego se diga que la lectura no es importante. Que conste que estas palabras no se deben a que haya ejercido más de cuarenta años como bibliotecaria pública; el encuentro con Guillermo fue muy anterior a la elección de trabajo.

Recuerdo la Pequeña aprendiendo a leer con Mademoiselle Emilie, y sus capones. Recuerdo la Mediana, con su mirador y con Madame Thérèse, la más humana de las tres. Me veo cantando un solo en las flores de mayo, a la puerta de la Mayor. Y haciendo cola para coger el dedito de agua que nos daban a media tarde. Y haciendo, con ocho y nueve años, mantelerías bordadas (una de las cuales usa ahora mi hija). Y dejando el abrigo en ese armario esquinero, y mirando el cuadro de honor en el pasillo, y esperando a la puerta del water en la parte de atrás de la casa. Y, claro, recuerdo el incendio, aunque no puedo decir en qué clase estaba yo entonces.

Mi madre decía una cosa que a mí me repateaba cuando era colegiala, incluso universitaria, y que después les he dicho muchas veces a mis hijos y ahora a mis nietos: que les estaba muy agradecida a todos los que nos habían enseñado algo a sus hijos. Desde ese principio creo que yo también les estoy agradecida ahora a las Lacôme, pero su método educativo era tremendo, fomentando el acusiquismo y la pusilinamidad. Yo recuerdo la sensación de liberación que tuve cuando pasé al colegio de bachillerato. ¡Se podía hablar en clase!, ¡y comer chicle si no te pillaban!

Pero, al fin y al cabo, sobrevivimos. Y eso conviene celebrarlo aunque no se cumpla ningún aniversario redondo (creo que esa es una de las cosas que más me gusta de la convocatoria)

No sé si iré sola o acompañada de mi hermano Santi. Le he hablado varias veces de la comida, pero hasta ahora no se ha definido, quizá porque hay pocos compañeros suyos en la lista de posibles comensales. Ya os contaré.

Muchos besos a todos. Seguimos leyéndonos y escribiéndonos

Blanca

 

 

 

 

 

 

.-Salvador Jover:

 

¿Quién no se acuerda de la sed que pasábamos en los recreos? Yo una vez me escapé a la fuente más cercana (la que está al lado cerca de la biblioteca antigua del Campo) y no me pillaron, pero la segunda vez, sí y ya sabéis lo que pasaba. Me tuve que quedar una hora más, castigado y con bronca. Y también recuerdo - esto con cariño- los días lluviosos que nos teníamos que quedar durante el recreo en clase. Entonces sacaban lo que para mí eran tesoros, pues rompían la monotonía del Quijote capado, y la pizarra y el pizarrín. Eran juegos que tengo en la nebulosa, y quizá algún tebeo o cuento. A ver si alguien se acuerda de los productos, porque yo ya solo me acuerdo de los sentimientos.

 

 

.-Milagros Ballesteros:

 

Hablando de la sed que pasábamos. ¿Recordáis un filtro de porcelana? Teníamos unos vasitos de plástico  y nos daban dos dedos de agua. Yo lo pasaba fatal. Recuerdo que la madre de Carmen Allué, como vivía al lado, alguna vez en verano nos bajaba una jarra con agua para " socorrernos".

 

Como dice Elisa las que aguantábamos aquello salíamos preparadas....

 

 

Salvador tú te acuerdas de los días lluviosos, sin embargo yo recuerdo los juegos obligatorios en el Campo Grande, pero solo los de las niñas, con los niños ni podías apenas hablar:

      Lunes: jugar al corro

     Martes: al real (a pillarnos corriendo)

      Miércoles: a matararile rile ron (insoportable para mí)

      Jueves: a saltar la comba

      Viernes: al lobo (no recuerdo bien como era)

 

 

 También recuerdo que el 31 de Mayo en la clase mayor se leía una poesía a la Virgen que figura en el libro "Pequeñeces" del Padre Coloma.

Me tocó recitarla y me costó mucho aprenderla pues Mademoiselle  Sofie no me perdonaba ni una coma. Recuerdo que empezaba

 

“Dulcísimo recuerdo de mi vida,

Bendice a los que vamos a partir…

¡Oh Virgen del Recuerdo, Dolorida,

Recibe Tú mi adiós de despedida,

Y acuérdate de mí!

 

.-Rafael Hitos:

 

Yo también recuerdo lo del agua. Imposible olvidarlo con la sed que pasábamos. ¡Cómo nos hacían desear  las cosas más normales y cotidianas!. Teníamos vasos de plástico plegables.

 

También recuerdo mis escapadas a la fuente de la que habla Salvador. Estaba cerca del busto de un escritor. ¿Zorrilla?. No sé si aún sigue allí. Si así fuera, nos escapamos el 21.

 

En cuanto a los juegos…Yo recuerdo: El salto de longitud, Civiles y Ladrones, el que más me gustaba,  y El Marro. Para estos dos  últimos se echaban pies (Monta y cabe) para elegir los equipos. No recuerdo el resto, que tenía que haberlos, ni los días en que se jugaban.

 

 

.- Julio:

 

Pues yo debía de tener un vaso plegable trucado, porque no recuerdo pasar sed...llevaría agua del caño Morante escondida en alguna cantimplora, yo qué sé!!!

 

Lo del "marro" era aquello del pañuelo, que había que cogerlo y salir pitando para que no te pillara el otro??  Yo de eso sí que me acuerdo porque en una de esas me tropecé y estampé contra la  base de una de las farolas del paseo. Todavía se me nota la cicatriz en medio de la frente...

 

 

.-Elisa:

 

Sólo quiero que sepáis que yo afortunadamente sólo fui un año a Lacome, no entendía absolutamente nada: ni el sistema, ni el método, ni los objetivos, ni los contenidos: nada!!!! Mi madre me metiò tarde y me sacò pronto.... Como tenía tres hermanos mayores, cuando Ángeles, mi hermana volvió a las francesas a los 10, pues yo me volví con ella, sin haber entendido nunca que hice en esa casa de locas. Mi madre siempre decía: :"a esta pobre se le nota mucho que casi no ha ido a Lacome, es muy floja"

Así y todo sobreviví, a pesar de que Vicentin González Calvo dijo a Madoiselle Therese que me había visto haciendo pis en el Campo Grande. No era cierto. Me sentí ultrajada y me hicieron darle cinco vales....como no los tenía... Todavía se los debo. Besos

 

Vicentín est devenu el chico más guapo del mundo, no creo que en ese sentido le superéis ninguno, Sara también muy mona. Yo ya me he salido de la zona vale, y además no se los debo porque mintió. Besos

 

.- Julio:

 

Por mi parte, de las pocas cosas que recuerdo, es una vez que nos preguntaban nuestras señas, es decir la calle y número en donde vivíamos; yo asistía asombrado a las seguras respuestas de mis compañeros, "Gamazo, 12"; "López Gómez 6"...hasta que me tocó a mí...que me quedé callado como un muerto. Pero si yo simplemente vivía en "La Granja", así sin más..."Pero entre vacas y ovejas?" Pues sí..."Pero tendrá un nombre tu calle?"...Pues no. "Pero sabrás decirnos cómo vienes al colegio!"...Pues me traen..."Pero por donde???" ...pues no sé...La Mademoiselle de turno cada vez más impaciente y yo cada vez más abochornado...

 

.- Rafael:

 

Deberíamos intentar  ser pares. De esa manera nadie se quedaría de “non” a la hora de cruzar la calzada de la Acera Recoletos. Es más, deberíamos ser pares las chicas y ser pares los chicos.

 

 Sería PEC ADO que hubiera parejas mixtas. Ya quisiera yo haber cruzado  y subido las escaleras de la mano de  Angeles Delibes, mi amor platónico en mi primer año en la “Mediana”. Año en el que coincidí con ella.

 

 O con Sonsoles Artigas, el que tuve en la clase “Mayor”. Por cierto. ¿Alguien sabe algo de ella?

 

.

 

 

 

.-Blanca:

 

Recuerdo la Pequeña aprendiendo a leer con Mademoiselle Emilie, y sus capones. Recuerdo la Mediana, con su mirador y con Madame Thérèse, la más humana de las tres. Me veo cantando un solo en las flores de mayo, a la puerta de la Mayor. Y haciendo cola para coger el dedito de agua que nos daban a media tarde. Y haciendo, con ocho y nueve años, mantelerías bordadas (una de las cuales usa ahora mi hija). Y dejando el abrigo en ese armario esquinero, y mirando el cuadro de honor en el pasillo, y esperando a la puerta del water en la parte de atrás de la casa. Y, claro, recuerdo el incendio, aunque no puedo decir en qué clase estaba yo entonces.

 

.-Julio:

 

-- Una vez nos pillaron en un recreo jugando juntos a los chicos y y chicas, y el castigo consistió en:

 

a) Nos obligaron a besarnos.

b) Nos quitaron todos los vales.

c) Nos dejaron sin el vaso de agua ese día.

d) Nos obligaron a escribir sendas redacciones; a los chicos sobre las muñecas, y a las chicas sobre el fútbol.

 

.-Rafael:

 

En cuanto al Trivial,  ya te contaré el castigo que me puso  Madamoiselle Sofie cuando asusté a las chicas en un recreo blandiendo por encima de mi cabeza una rata muerta, cogiéndola por el rabo. Nunca se me olvidará. Me dieron una nota para mis padres. Nota que no enseñé porque ese día mi madre nos llevaba al cine a ver Mon Oncle, de Jaques Tati. Todo un acontecimiento ir al cine en aquellos años. Lástima de que, preocupado como estaba de mi horrible secreto, no disfrutara mucho de la película. La vi años mas tarde y me resarcí. Aunque la que más me gusta de el es, Las vacaciones de Monsieur Hulot.

 

.-Vicente:

 

 No había leido antes toda la cadena de mails y lo primero (por alusiones) aclarar a Elisa Delibes que no recuerdo haberla acusado de nada a M. Therese, pero mantengo que me debe 5 vales , pero no 5 vales amarillos arrugados, sino aquellos que eran entre verde y azules ,siempre nuevecitos (nadie les tenia) y con el borde cortante.

     Me llegan recuerdos de plumier de dos pisos, un enorme frasco de tinta azul, con el que M. Sophie rellenaba los tinteros, mis palilleros y las plumillas,el aroma de las flores a la virgen en mayo, los cachetes y el semblante serio de M. Sophie si alguien se movia, como recordareis, tampoco podias arrascarte, los pizarrines de manteca y aquellos otros de ¿pizarra? mas largos y finos, de color negro. ¡Qué delicia poder resbalar un pizarrín de manteca! sobre aquellas pizarras que tenían un agujero en el marco de madera y ahí atábamos el cepillo borrador.

     Los planos inclinados y las maquinas simples en las vitrinas de la clase ¿mediana?, en fin innumerables cosas que tendremos ocasión de comentarnos.

     He traido ahora a mi mesa el "ideal de la infancia" y el "tesoro de conocimientos útiles". Colecciono libros y obviamente no podían faltar estos. Aunque el océano de datos que nos inculcaban nos permitían "no hacer nada" en los 2 primeros años del bachillerato (ya nos lo sabíamos) hay algo que todos aprendimos en Lacome: disciplina y sentido de la responsabilidad.

     Cada uno de nosotros puede recordar mucha gente que falta en estas listas: ahora estoy pensando en Agustin Gonzalez Enciso, que es profe en Universidad de Navarra y que le he perdido la pista.

     Me llena mucho el recuerdo de haber vivido con todos vosotros los mejores días de mi infancia y mi deuda por haberme hecho tan feliz.

 

                          Un abrazo

 

 

.-Elisa: 

 

Los Arribas eran 10 hermanos e iban a Lacome en mogollón con los Delibes porque ambas familias vivíamos en el Paseo Zorrilla. Al chico (eran muchas niñas) le llamaban Capi, otra se llamaba Crucita. Las Sebastián eran cinco hermanas de vuestra clase María José, de la mía Clara.... Pero había tres más mayores

 

 

.-Rafael:

 

Ahora, cambiando de tema, una fecha que tal vez  os pueda servir de referencia para ubicarnos en el tiempo. Al menos a mí me sirve. Se trata de la invasión de Hungría por parte de la Unión Soviética. Fue en Octubre de 1956. Yo estaba en la Mediana y rezamos muchísimo por los Húngaros. ¿Lo recordáis? ¿En que clase estabais?

 

 

.- Vicente:

 

RECUERDOS SUELTOS:

 

     Creo que era en la Mediana, donde manejábamos "El Tesoro", que le conservo aquí, a mi vera, incluso os he abierto la Lección XII, que habla de combustibles minerales; en mi casa (supongo que en todas) la calefacción requería subir 2 calderos de carbón todos los días, desde la carbonera hasta el piso. Los Ballesteros, que vivían arriba, lo recordaran. No había petróleo ni gas ni nada de estas comodidades de ahora.

     La tercera imagen que envio es un cuaderno en blanco. ¿Os acordáis de los deberes de verano?.Las profes juzgaban escandaloso que estuviéramos retozando 3 meses y en estos pequeños cuadernos enumeraban cuestiones y "obligaciones" escritas con un bolígrafo de tinta purpura. Luego cada cual entregaba en octubre lo que pudiera. Se llamaban "los deberes que yo me impongo". Desde luego ,estas profes introyectaban el "sentido del deber", como nadie. Espero que os guste y que alguien sume más recuerdos.

 

.-Salvador:

 

Yo también conservo el TESORO de conocimientos útiles, y le conservo como su propio nombre indica.

También conservo en Valladolid, el diccionario ITER que -no sé si os acordáis- servía para la prueba de competitividad. Escena:

Madmoiselle Sophie:

- "Niños, a ver quien encuentra antes la palabra...RINCONADA"

Los alumnos febrilmente empiezan a hojear el diccionario y en menos de un minuto, alguien levanta la mano:

- Yo!

- A ver, fulanito, lee

- Rincón en la unión de dos casas, calles.

Muy bien. Toma un vale

Tengo que reconocer que esa prueba era una de mis favoritas.

 

Y de las tareas para hacer en casa, me acuerdo de dos que se me atravesaron:

1- El día que nos mandaron resumir el fragmento del Quijote capado que usábamos en clase. Tengo que reconocer que lo leía como un papagayo y no entendía nada. Las pasé canutas.

2- Una vez nos mandaron dibujar una máquina neumática. Ni mis padres podían ayudarme. Tuve que ir a casa de mi abuelo, y allí en un diccionario enciclopédico pude calcar algo.

 

.-Vicente:

 

Ahora que lo cuentas, creo recordar algo de eso. Hablando sobre vales, confirmarme si los vales de 100 eran blancos y los de ¿500? ¿verdes o azul claros? . Creo que solo había un alumno en mi clase, que tenia un vale de 500: Máximo Munguira.

 

 

 

 

 

.-Clara Sebastián:

 

Mi aportación: la enseñanza de la lectura en la clase pequeña, con un método pedagógico muy avanzado.

Quizá me impresionó más porque yo ya sabía leer cuando entré en Lacome, y lo contemplaba desde fuera, encogida, sin sufrir el tormento en mi cogote.

Mientras “Mademoiselle Madame” (supongo que recordaréis cómo nos corregían este absurdo, sin mucho resultado, claro) seguía su clase normal desde delante, Mademoiselle Emilie cogía a un/a niño/a, le ponía frente al piano que había en la trasera de la clase, con el libro delante y apoyado en la tapa del teclado, ella se sentaba a un lado y hacía deletrear a la pobre víctima:

La B con la A = Be     ¡CAPÓN bien fuerte! Con los nudillos pronunciados y duros en pleno cogote

La M con la U  = Mi…. ¡CAPÓN AL CANTO!...

y así seguía la cosa uno tras otro, tras otro y otro, capón va y capón viene hasta que se aprendía a leer.

¿A nadie os entró un odio feroz por la lectura en aquel tiempo? Eramos muy duros, porque no recuerdo lágrimas ....

 

 

 

 

.- Vicente:

 

Lo había olvidado: ¡los capones! ... ... me lo acabas de recordar. Si que dolían, pero yo sufrí más cuando me castigaban a la pared, que recordareis que era colocarse de cara a la pared, dando la espalda a toda la clase y ¡sin moverse! nada en absoluto. Por supuesto que era humillante, pero lo peor era el hecho físico de estar pegado a la pared y no moverse nada .Eramos muy niños y eso de no moverse era duro.

 

 

 

 

 

.- Rafael:

 

Hola. Mis recuerdos de La Pequeña son escasos. Recuerdo más a mi madre enseñándome a leer, que capones en la cabeza.

 

Sí recuerdo, porque sería difícil de olvidar, que un día en La Mayor, M. Sofie me lanzó el timbre desde su mesa, por hablar. Yo ocupaba, junto con Berardo, una mesa en la segunda fila de la Izdª. Afortunadamente me alcanzó en el brazo y no me hizo mucho daño. Debía tener un mal día.

 

Recuerdo el libro del Tesoro, así como el del Quijote. Sólo tengo El Ideal, eso sí, dedicado por M. Terese. La mas humana de todas. Al menos así la recuerdo yo.

 

Pero tengo que dejar MUY CLARO, que cuando pienso en el Colegio, mi sentimientos  son de cariño, de amigos, de juegos y de muchos tipos de olores.(El de Otoño/Invierno y, sobre todo, el de Primavera)

 

 

 

.-Milagros:

 

 ¿Alguien recuerda los nombres de sus ahijados en Africa? Si dabas algunas pesetas para las misiones de Africa bautizaban a un niño y te daban una estampa en la que por detrás Mademoiselle ........ ponía el nombre que tu habías elegido.

 

Entonces no se decía que eras solidario....

 

.-Gela Useros:

 

Y nadie se acuerda de esa obligación ineludible de llevar SUELA DE TOCINO en el calzado para no hacer ruido y no molestar a los vecinos (nosotros entre otros) ¿??  Yo creo que soy la alumna que más años ha estado ya que por gracia de ser vecinos de la casa entré un año antes que los demás… estuve cuatro años……

A pesar de todo creo que la mayoría vivimos de las rentas de lo que aprendimos de memoria en aquella época por lo menos hasta medio bachillerato…. El problema es que ahí llegó el sufrimiento porque nadir nos enseñó a estudiar.

Y las hojas de papel de lija para limpiar las escurriduras de tinta alrededor de los tinteros??

 

 

.-Berardo: 

 

 

Yo tengo muchos recuerdos del Centro Educativo Lacome, la inmensa mayoría bueno o muy buenos y alguno peor.

 

Los tengo bastante desordenados, algunos se que son de la pequeña y madame no recuerdo el nombre de pila, otros de la mediana y mas  de la mayor.

 

Recuerdo el incendio y la evacuación oir las escaleras, ( por ciero ahora diseño planes de evacuación para empresas e industrias), recuerdo la gimnasia en los pasillos, el poco agua que nos daban, los vasitos plegables y algunos normales ,pero de plata, recuerdo la galeria al fondo de la casa con sus plantas y vistas al patio y las cocheras y recuerdo el piano en la menor.

 

También recuerdo con gran satisfacción el mes de mayo en la mayor, con las flores los cánticos, las contraventanas caso cerradas y los rayos de luz que penetraban en la clase, el olor de las flores y todo el ritual.

 

Recuerdo el cruce de la calle de dos en dos y con la campanilla que nos daba via libre para cruzar,  ( tengo una foto cruzando pero no consigo encontrarla, en algún traslado se traspapelo, espero),tocada desde el mirador, los recreos entre farola y farola, los juegos no se si recomendados u obligatorios, la señora, de la que nunca supe su nombre, alguna escapada al campo grande y alguna incursión en el terreno de las chicas, con resultados diversos.

 

Bueno otro rato seguré con cosas buenas y alguna menos buena.

 

Un abrazo a todos y un beso alas chicas.

 

Deseoso de que llegue ese día

 

Berardo Berástegui

 

 

.-Ana Viola:

 

¡Cúantos recuerdos¡,  veo que nos pasa a todos.  Y al leer los mails van creciendo...

 

Lo que cuentas Clara yo no lo recordaba con tanto detalle, pero voy recobrando la memoria...

 

Yo  lo pasé fatal con las divisiones, en la mediana,  gracias a mi compañera Sonsoles  Artigas pude  salir adelante, mil gracias Sonsoles. ! Estoy deseando verte!

 

Los vales...al mencionarlos,  Vicente, los he recordado, pero sobre todo los amarillos , que debían ser los más frecuentes , y tener poco valor.

 

De las tres  Mademoiselles las más humana, sin duda, Thérèse y  de Madame guardo buen recuerdo.

 

Mi aportación : 

Los juegos del recreo, no sé qué día de la semana tocaba saltar a la comba pero, si se nos olvidaba llevar la cuerda ¿qué pasaba?  pues....solución genial  ! la comba imaginaria!  y !arreglado el asunto!.  Y así " la señora   no nos castigaba  a hacer "el piquete" ...

 

Besos para todos

 

.-Vicente:

 

Lo de las suelas, me acuerdo algo. Habia una tienda (calzados el Toro) donde vendían esos zapatos y si los comprabas te regalaban una pelota. Veo también que aludes al caudal enorme de conocimientos con que salíamos de Lacome y que nos permitía holgazanear dos o 3 cursos del bachillerato, es cierto que nuestra cabecita estaba repleta de datos, pero -¡Dios me perdone!- veo que no soy el único que no recibí adiestramiento para estudiar, para coger un texto, subrayarle o tomar notas al margen o para saber cribar lo esencial de lo accesorio. Quiero pensar que fue un defecto de la época y no se lo achacaré a las profes sino al momento histórico, que no fomentaba el razonamiento libre, sino el simple adoctrinamiento. No quiero significar que Franco o el ambiente político embadurnara de ideología, los métodos de enseñanza, obviamente no es momento ni lugar de entrar en tales argumentaciones. Las profes vivieron (con nosotros) esa época y su afán y su buena voluntad prevalecen en mi memoria y en mi gratitud.

 

________________________________________

 

.-Salvador:

 

Estoy de acuerdo que con nuestros conocimientos, vivíamos de las rentas varios años.

Cuando yo fui al colegio Nª Sª de Lourdes, en 1º de Bachillerato nadie sabía latín y griego. Recuerdo que el profesor de Lengua el primer día, nos preguntó si alguien sabía de donde venía la palabra alfabeto. Todo el mundo quedó en silencio, y a mí se me encendió una lucecita en el cerebro y levantando la mano, dije del griego alfa, beta...

-Exacto -dijo el profesor- parece mentira que este niño que acaba de llegar a este colegio, sabe más que cualquiera de vosotros que venís de las clases elementales.

Desde entonces ya estuve siempre bien considerado y me gané el concepto de sabio (pobre de mí). Ja, ja, ja!!!

Y es que las raices de latin o griego siempre me han rsultado muy útiles.

Al pasar los años, en el examen de Histología de primero de medicina, el Dr. Bráñez Cepero, nos puso 5 preguntas, y una de ellas era "Los lisosomas". Tengo que reconocer que ese tema le desconocía por completo. Solo sabía que era un componente de las células. ¿Cómo salir del apuro? Recurriendo a la etimología, me enrollé que la palabra venía del griego lysos = disolver, soma = cuerpo. Y desarrollé toda una teoría al respecto, que me sirvió para aprobar en junio. Ese año hubo una escabechina donde esa asignatura solo la aprobamos 20 alumnos de 500 y pico que éramos. Una vez más me acordé de los fundamentos de Lacome y las Madmoiselles, sonriéndome desde allá...

 

 

.-Mari Carmen:

 

Me acuerdo perfectamente de lo que jugábamos las niñas en el recreo.

Lunes: al corro

Martes: al real

Miércoles: matarile

Jueves: a la soga ("soga invisible" si no teníamos)

Viernes: al lobo

Sábado: al marro

Si nos portábamos mal, nos castigaba "la señora" (que se llamaba Piedad) a hacer piquete que era andar por el bordillo sin bajar ni un pie.

Menuda juerga de recreos....

 

.-Julio:

 

Impresionante! Además por fin me entero a qué os referís cuando decís "hacer piquete", vaya, vaya...

 

Alguno de los chicos es capaz de algo parecido? Yo solo me acuerdo de que algún día debía de tocar jugar al pañuelo (a lo mejor tenía otro nombre) porque una vez me tropecé en plena carrera, y me estampé de bruces contra una esquina de la base de las farolas, que debía ser exagonal, y tuvieron que llevarme al médico sangrando como un cerdito; todavía conservo la cicatriz en medio de la frente...

 

 

.-Eduardo Useros:

 

LOS CHICOS, ADEMÁS DE ESTROMPARSE COMO TÚ CONTRA LAS FAROLAS DEL CENTRO, TENÍAMOS LA EXTRAÑA PROPIEDAD DE DEJARNOS LAS RODILLAS EN EL GRANULADO "ASFALTO" DEL SUELO

pOR CIERTO EL LUNES PASEÁBAMOS EN NUESTRO CUADRO COMIENDO EL BOCATA SIEMPRE EN SENTIDO CONTRARIO A LAS AGUJAS DEL RELOJ Y NOS CONTÁBAMOS LA "PELI" DEL DOMINGO

 

LA LETRA GRANDE ES PARA QUE LOS MAS MAYORES NO OS DEJÉIS LOS OJOS

 

.-Vicente:

 

¡Estupenda aportación, Carmen! : en cuanto a chicos recuerdo, como dice Julio, lo del pañuelo . Tambien jugábamos a "civiles y ladrones",pero no estoy seguro si era en el "programa" de recreos. Nos rifábamos los niños en dos equipos y al pensar en la escena, se me ha disparado un circuito neuronal (es normal en los viejos) de modo que capturo bien la secuencia de la frase que usábamos:

Una dole, tele catole,quile quilete,estaba la reina en su gabinete.Vino Gil, apagó el candil, candil candilón, civil y ladron.

De este modo salían los dos grupos.

 

.-Rafael:

 

 Los equipos del “Marro” o pañuelo los elegíamos con la técnica dle “Echar Pies”.¿ Recordáis el “Monta y Cave”?. El que montaba y cabía, empezaba a elegir. También jugábamos  a “Saltos de longitud”, “al Clavo”… Esto último creo que fuera de programa. Fuera de programa también y en Primavera, a las chapas. Nos hacíamos Pitos con los primeros “titos” de los melocotones raspándolos en las paredes de las casas para hacer los agujeros…..

Lo que más me gustaba eran los juegos , pero después de clase, al mediodía.

 

 

.-Salvador:

 

Vicente, a mí se me ha disparado la escena de los dos "seleccionadores" caminando paso a paso, hasta que el afortunado en empezar a seleccionar pisaba su zapato entre el otro suyo y el de su oponente, "Monta y cabe".

Así se formaban dos equipos equilibrados, para los distintos juegos de la época, fútbol, real de alza la maya, etc

 

.- Vicente Vázquez de Prada:

 

 En primer lugar, un saludo para todos y recuerdos que os puedo contar

 son los siguientes:

 

 Referido a las fotos que adjunto deciros que son las de primera comunión,

 aunque yo comulgue unos días antes, ya que Mlle.Emilie me dio la OSTIA por

 arrodillarme con pierna izquierda en lugar de la derecha como correspondía.

 

 Recuerdo a la Sra. Engracia que me entregó el primer troféo (una estampa de

 la Virgen del Pilar) por ganar corriendo alrededor de dos farolas, el

 segundo quedo German Delibes que le dio un caramelo del tamaño de la moneda

 actual de dos céntimos.

 

 Recuerdo los 5 váles por tocarme la cara.

 

 Recuerdo sonar la "sirena de las tres" de la Estación y salir corriendo para

 llegar a tiempo.

 

 Y recuerdo las colas para recoger el centímetro de agua y un castigo sin

 recreo con Elisa Delibes.

 

 Muchos nombres los tenía olvidados pero me es muy grato recordarlos con

 estos correos.

 

 

.-M. Carmen Allúe:

 

¿Os acordáis de como decíamos para ir al cuarto de baño?. Ir al petit. En la clase mediana: Mademoiselle: Primera fila al petit; segunda fila al petit..... y si no ibas te daba un vale. ¿Y la fila en el distribuidor todos con el vaso de plástico para que nos diera un dedo de agua del filtro que estaba en un rincón?. La pizarra y el pizarrín con un trapo atado y teníamos que pedir permiso para mojar el trapo y poder borrar pero ¿ay de ti si se caían unas gotas de agua al suelo!. Un vale por tirar el agua. Si chirriaba la tiza en la pizarra, lo mismo, otro vale.... 

En clase no se podían mover los pies. Si alguien los movía, como eran los pupitres de tablas de madera, hacían un poco de ruido y la mademoiselle de turno preguntaba: ¿quien a movido los pies?. Y contestabas compungida: servidora. pues 5 vales por mover los pies. Si no lo decías el compañero que te había visto mover los pies te acusaba: ha sido fulanito. Pues 10 vals, 5 por mover los pies y 5 por no decirlo. Un primor.

 

.-Blanca Calvo Alonso-Cortés

 

Nuestra madre (hablo en nombre de Santi y mío) había ido al colegio con Don Carlos, el padre de las mademoiselles, que era amigo de su padre o algo así. Y en aquella época el colegio debía de ser muy diferente, más abierto. Nuestra madre había nacido en el año 16, así que debió de ser alumna en la primera mitad de los años 20, justo cuando se estaban instaurando las ideas pedagógicas de la Institución Libre de Enseñanza. Desde hace unos años pienso que el colegio debió de nacer un poco en ese caldo de cultivo, porque aunque el método ya estaba pasado por agua con nosotros, lo que intentaban era enseñarnos a razonar. Lo pienso porque El Ideal de la infancia era un libro con preguntas y sin respuestas; esas teníamos que buscarlas nosotros. (¡Menos mal que todos teníamos en casa alguien que nos podía ayudar a encontrarlas!)

Pero así como Don Carlos debía de ser un innovador, sus hijas eran mucho más apegadas a lo tradicional y conservador. Yo lo más importante que les reprocho es que nos incitaran al acusiquismo. Recuerdo haberles sido más fiel a ellas que a mis compañeros, y eso no me gusta.

Una imagen de cómo era Don Carlos. Aunque quizá los recuerdos que tenía mi madre no eran del todo reales, ella recordaba que, para enseñarles cómo se pronunciaba algún sonido francés, les metía los dedos en la boca (ella recordaba que sabían a tabaco) para colocarles la lengua en el lugar adecuado.

Al hilo de nuestros recuerdos y contactos, creo recordar que también se reunieron hace años los alumnos del tiempo de mi madre, quizá hace treinta años. Aunque no lo podría asegurar...

 

Unos compañeros a los que recuerdo son los muchos hermanos de la familia Arribas, una de las cuales fue compañera mía en alguna clase. Se llamaba Cusita (María Cruz). Y había un niño al que le llamaban Capi porque era el mayor de los hermanos. Yo recuerdo que compartía un trozo del camino a casa con Cusita, y ella me iba contando Ama Rosa, que en mi casa no se oía. ¿Alguien sabe algo de ellos? Tenían una empresa de mudanzas, Mudanzas Arribas.

Muchos besos a todos

B.

 

 

 

.-Vicente:

 

¡Qué bien te explicas! : es verdad que nuestras profes tenían un tufo nazi indiscutible, pero dudo si era intrínseco de ellas (no conozco detalles de Carlos Lacome) o se respiraba así en aquella época. El rigor era máximo, a veces insoportable. Creo recordar que un buen día desapareciste del cole y circulaba una ¿leyenda negra? según la cual Mademoiselle Sophie se empleó a fondo contigo y tu madre decidió que a ti nadie te iba a torturar mas. El tema creo que giraba en torno a un bofetón, que llegó a oirse en la estación de tren. Quizás estoy siendo poco delicado o temerario con una cuestión tan personal, pero también pienso que todos estamos colocando las cartas arriba y no es mal ejercicio, quizá es algo muy sano. Así que queda pendiente tu aclaración sobre una posible "leyenda negra".

 

 

 

.-Maxi Serrano:

 

Hola a todos, soy Maxi Serrano, la quinta de los hermanos Serrano García que fuimos todos al colegio Lacome.

Primero  vivimos en la Acera de Recoletos número 6, donde vivía también Salvador Jover, posteriormente nos trasladamos a la calle López Gómez número 2, donde aún vive mi madre. Mi hermana María Asunción , la segunda, está casada con Emilio Mitre , hijo de Madame ( Doña María), le he dicho que me busque documentación pero dice que no tienen casi nada de aquella época.

De Capi Arribas, que en verdad se llama Luis, yo creo que podría contactar a través de mis hermanos , sé que ejerce como abogado en Valladolid.

Me hace mucha ilusión la reunión e ir recordando todo con vuestras aportaciones; algunos tienen una memoria prodigiosa.

Muchos besos a todos los lacomianos, Maxi

 

.-Rafel:

 

Ayuda!!

No recordáis el que todas las semanas (Sabados), nos daban como una especie de “nota”. Yo recuerdo lo de “sacar billete” o no sacarlo. O estar la semana siguiente en el Cuadro de Honor. Sólo una semana, hasta el Sabado siguiente. Yo salía sacar billete, formaba parte de la rutina, por lo que mis padres ni lo miraban. Lo especial era estar en el Cuadro de Honor, que alguna vez estuve, o no sacar billete. Tanto es así, que recuerdo que una vez que no saqué billete me calle como un … , pero salió un compañero diciendo a mis padres: Rafa no ha sacado billete. (Acusando, como decís). Había hecho una trastada, también ocultada en casa, lo que supuso el castigo correspondiente de la Madmoiselle y el no tener el billete esa semana. Todo se descubrió. Adíos a un Domingo que se presentaba estupendo en las casas de Berardo y Germán.(Una encima de la otra en Pº de Zorrillla)

 

.-Eduardo Useros:

 

PARA SACAR BILLETE EL SÁBADO HABÍA QUE LLEGAR A REUNIR 180 PUNTOS COMO MÍNIMO

NO RECUERDO SI A ESO SE LLEGABA CON LOS VALES O SIMPLEMENTE CON LAS PUNTUACIONES DE CLASE, CLARO A GOLPE DE SACAPUNTAS EN LA MESA

 

 

.-Julio:

 

 

A la única persona que permito que me hable a voces en los correos, Eduardo, es a mi madre, que hace poco, al mandarle el Lacome's News que tan magnificamente está montando Fernando, me contestó de esta manera:

 

" ESTA MUY BIEN,, ME HA GUSTADO MUCHO. MEMES"

 

De hecho está casi tan entusiasmada como nosotros con el evento, tanto que estoy pensando seriamente llevármela a la cita de las 13:30h; si Salvador lleva también a la suya (son muy amigas), igual se animan a jugar al marro con los taca-taca...

 

 

Hablando  del marro, en efecto se elegían equipos con el "monta y cabe", aunque siempre había problemas por si valía o no meter la puntera para el "cabe". Para lo de civiles y ladrones en cambio se rifaban con el "una dole..." Estaremos recuperando conexiones en las neuronas gracias a estos correos??!!! Vaya, vaya...

 

Habéis hablado bastante de lo de "chivarse" o ser "acusicas" que se promovía en el colegio; yo en el primer encuentro preparatorio que tuvimos en Valladolid el año pasado, después del quinto vino, confesé algo que me ha perseguido siempre y que vuelvo a contar aquí:

 

--una vez acusé a mi compañero Manolo Ocaña de haber hablado, con lo que te ganabas unos míseros 5 vales (creo); el hombre estaba dolido porque le habían castigado, así que le confesé que había sido yo (no había sido pública mi acusación, sino "en secreto"), pero el bueno de Manolo no quiso aceptarlo, insistiendo una y otra vez que eso era imposible, que yo no había podido ser...imaginaros!!! Así que yo opté por callarme, refugiándome cobardemente en el buen concepto que mi compañero tenía de mí.... Pues ese recuerdo me ha perseguido y avergonzado toda la vida, y curiosamente es de los pocos --y el único nítido-- que conservo de Lacome. Espero que esa falta haya prescrito, y aprovecho este foro para pedirle disculpas a Manolo (a buenas horas!!), y a vosotros también.

 

 

.- Mari Carmen Cisnal:

 

Hola "Lacomianos", "lacomeros" o como quiera que nos debamos denominar. Soy Mari Carmen Cisnal, en el correo María Cisnal que es como se me conoce actualmente. Lo primero agradeceros la iniciativa, se que es muchísimo trabajo aunque se hace con gusto pero hay que meter muchas horas. A medida que van llegando correos se nos va refrescando la memoria en cuanto a la gente que participa y de la que se habla y en cuanto a anécdotas de entonces, que mi memoria de pez había casi desterrado de el disco duro. No voy a poder ir y es que solo les pongo un fallo a los organizadores y es haberlo planificado en mitad de un puente.

Yo no puedo aportar nada nuevo porque voy recordando a medida que leo pero por iniciativa propia lo cierto es que solo recuerdo que soy la excepción que confirma la regla puesto que al menos una vez si que lloré con los capones, las lágrimas me impedían ver con claridad las letras y en consecuencia la frecuencia e intensidad de los capones iba en aumento. en fín....

Menos mal que la memoria selectiva nos permite borrar lo desagradable y guardar lo que merece la pena.

Para no contar nada ya me he extendido en exceso. Solo insisto en lo que siento no poder estar con todos vosotros recordando los que sin lugar a dudas fueron y serán AQUELLOS MARAVILLOSOS AÑOS. Desde Burgos, otra vez muchísimas gracias a los organizadores. Ah¡ y espero un nutrido reportaje gráfico del encuentro para que todos los que nos lo hemos perdido podamos vivirlo, al menos, en diferido. Un fuerte, fuerte abrazo para todos

 

.-Luis Arribas:

 

Hola y saludos a todos (aunque no se cuántos ni quiénes, me parece que hay correos en abundancia).

Sí, soy Capi = Luis Arribas y anoche, aprovechando que en Canarias es una hora menos hablé con Salvador, cuánto tiempo sin hacerlo....  y aquí estoy. Gracias Salva por esa foto (muy mejorado con respecto a mi estado actual) pero creo que la has sacado de alguna orla del Col. Lourdes, es decir, con unos añitos más (de los que me corresponderían en Lacome).

Os escribo y saludo desde Lyon (Fr). Algunos pocos ya sabéis de los motivos de mi estancia por aquí y otros no. Os daré un poco de envidia? (a los hombres).

Pues estoy por una mujer.

Así de claro.

Sólo que es la mía de siempre (más de 37 años...). Pero, en fin, ya tendremos ocasión, si acaso, de comentar esas pequeñeces. De momento voy a buscar ese enlace doodle y a apuntarme para la comida y de paso irme enterando de las diferentes actividades propuestas que al parecer ya hay algunas.

Creo que aportáis recuerdos, anécdotas... yo no tengo muchas pero hay algo que llevo impreso en mi ADN: no poner faltas de ortografía ni siquiera en los correos electrónicos y demás variedad de sistemas de comunicación actuales. Puede que sea una "deformación" adquirida en la niñez quizá compartida por otros.

Un abrazo y hasta pronto

 

Sí, éramos un  montón, todas mis hermanas pasaron por Lacome, en este orden: Mª Carmen (Mamen), Mª Cruz (Cusita) Mª Dolores (Mariole, la que sale en la foto de grupo), todas mayores que yo y por detrás siguen Mª Belén, Mª José y Mª Angeles. Ninguno de mis hermanos (5) varones fue.

 

Sobre la ortografía: en una ocasión, no hace muchos meses, advertí educadamente acerca de algunas faltas en unos correos enlazados como estos pero por otro asunto, y me respondió el autor, también correctamente diciendo "que él era de ciencias...." como si eso sirviera de excusa y muchos de vosotros seréis de ciencias y lo sabréis bien. Así que es una batalla difícil de ganar.

 

 

.- Mari Carmen Allúe

 

¿Te acuerdas qué hacíamos los días de lluvia que no bajábamos al Campo en el recreo?. Yo recuerdo que nos daban a leer libros y revistas, entre ellos recuerdo los famosos cuentos de "Tintín", la vida de santos, San Felipe Neri.... y a los chicos os daban tablero de damas para que jugárais. Seguro que tu te acuerdas de otros.

 

Para los recreos. llevábamos "un bocadillo" en una bolsa de tela y los dejábamos en una cesta. Antes de bajar al recreo íbamos por filas a recogerlos.

 

En Navidad les regalaban pollos  vivos y les tenían en la galería del cuarto de baño.

 

En el mes de mayo hacíamos "las  flores" en la clase mayor, que ponían un altar con la Virgen. Delante de la imagen había una cajita (creo recordar que era como de corcho) y se sacaba "una ofrenda".Cada día la sacaba un niño . También recuerdo que podíamos llevar flores para adornar el altarcito y recuerdo el olor a azucenas.

 

En la clase mediana, no se si también en las otras, hacíamos una especie de campeonato o competición que creo que lo llamaban "lucha" de catecismo, de geografía... Nos poníamos todos de pie alrededor de la clase e iba la mademoiselle de turno, diciendo preguntas; y el anterior a ti no la sabía y tu si, adelantabas un puesto y el que no lo sabía retrocedía a tu sitio, así ganaba el que estaba el primero de la fila. Recuerdo los mapas y el puntero, que había que tener cuidado con él al señalar porque si se enganchaba en algún roto,! zas¡ te quitaban vales.

 

¿No te acuerdas de lo difícil que era en el Catecismo (creo que tengo uno por casa) el misterio de la Encarnación?.

 

En la primera hora de la tarde, las chicas cosíamos y vosotros... ¿qué hacíais?. Creo que leer. Eso lo recordarás tu mejor que yo.

 

Me figuro que aunque tengas mala memoria recordarás cómo nos enseñaba Mademoiselle Émilie a pronunciar francés haciendo gestos y movimientos con los dedos de la mano.

 

Pagábamos 3 pesetas de calefacción, que consistía en la típica estufa de pantalla redonda de metal y en el centro una resistencia.

 

Al final de curso se hacía una exposición de las labores que habíamos hecho las niñas pero... ¿y los chicos qué exponíais?. No recuerdo.

 

No se si al final todas estas bobadas  pueden servir para algo. Ahora ya entiendo como es el trivial, es una idea muy original y divertida. Algunas anécdotas ya  las mando en forma de pregunta.

 

Pienso que los vídeos que está haciendo Fernando les podríamos ver durante la tarde, en alguna televisión que tengan en el hotel y comentarlos entre todos, igual que las fotos. No se cómo tenéis organizado esto, seguro que estupendamente.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.- Ramón Hitos

 

Lugar: La Mediana

 

Protagonistas: Madmoiselle Terese y Ramón Hitos.

 

Dialogo:

 

               R.H. : Mad. ¿Puedo ir al sortie?.

 

                M.T. : NO. ¡Aguántate!.

 

Pasados unos minutos:

 

                R.H.: Mad., necesito ir al sortie. Me estoy haciendo “caca”.

 

                M.T.: Te he dicho que no. Que te aguantes.

 

                R.H.: Pues me lo hago encima….. y se lo hizo.

 

 

 

CONSECUENCIAS: Capones y expulsión por dos días del Colegio.

 

 

 

                Al tercer día Ramón volvió al Cole mas tarde de la hora de entrada de todos. No recuerda la razón. Recibido por la M. Terese fue conducido, a base de capones, hasta la clase.

____________________________________________________________________

 

---Julio.- Confesiones de un torpe usuario de office y otros programas informáticos.

 

Os escribo para confesar que, entre otras cosas, este encuentro me está haciendo aprender muchas cosas del mundo digital ese en el los jovenzuelos que pululáis por aquí manejáis con tanta soltura:

 

- Empecé descubriendo que el "bloc de notas" servía para algo más que proporcionar los subtítulos de las películas en versión original que uno tiene el capricho de descargarse de vez en cuando, y que milagrosamente aparecen con el vídeo cuando tienes la precaución de ponerles el mismo "nombre". Estaba yo peleándome con el programa word para intentar pasar vuestros correos --cada uno de su padre y de su madre en cuanto a tipo y color de letra...-- a un archivo legible, pero no había manera; se me desconfiguraba a cada poco, los márgenes bailaban a su antojo, lo perdía una y otra vez, hasta que pedía ayuda a unos de esos jovenzuelos, Salvador en este caso, que me contesta tan campante: "Utiliza el bloc de notas".....????!!!! Genial!!! Tuve que pedir humildemente aclaraciones adicionales, que amablemente me fueron dadas y, en efecto, a partir de ese momento todo fue mucho más fácil; muchas gracias, Salvador.

 

-- Para ir siguiendo los posibles participantes, nada más fácil y seguro que ir añadiendo a las personas con sus datos en una sencillita hoja de cálculo, hasta que lo intentamos mezclar con una "encuesta" sobre las diferentes actividades programadas; la hija de otra de nuestras queridas jovencitas opinó --seguramente con razón-- que aquello era cosa muy antigua, y que existían métodos  mucho más modernos, y nos montó lo del  "doodle". Inicialmente estaba bien, aunque hubo que animar repetidamente a los recalcitrantes a que cumplimentaran dicha encuesta. Estaba bien hasta que modificamos el programa de festejos...algo que a doodle debió parecerle fatal, porque eliminó todas las respuestas previas!!!! Al bueno de Rafael, en pleno proceso de elaboración de las credenciales, casi le da algo, porque se quedó sin los nombres de los asistentes...Menos mal que seguíamos guardando aquella arcaica hoja excell...aunque también, en otro rasgo de modernez, la habíamos subido a la "nube" del dropbox, de donde había desaparecido misteriosamente!!!! Pánico generalizado...empezamos a preguntar a partir de cero otra vez???? Menos mal que Fernando --un auténtico friki de estas cosas-- fue capaz de seguirle el rastro y recuperarlo. Incluso tenemos el nombre del causante de la desaparición de dicho archivo pero, faltando en este caso a la tradición lacomiana, no vamos a revelar su nombre.

 

Ahora es otro jovenzuelo el que nos regala --al parecer, no he podido verlas todavía-- otras excelentes fotos en un nuevo almacén virtual, o nube, de esos. A aprender algo nuevo tocan!!!! Desde luego, para la convocatoria del 2016, yo me limitaré a recordar la fecha; el resto se lo dejo a todos estos chicos/as que seguro que lo hacen perfectamente y, de paso, los mayores aprendemos unos cuantos trucos nuevos informáticos.

 

Un abrazo

                 Julio

 

 

----------------------------------------------------------------------------------------

 

 

 

Y EL 21M SEGURO QUE NOS CONTAMOS MUCHAS MAS….

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ENCUENTRO MARZO 2018


Llamar

E-mail